historiadelhabitat@gmail.com

viernes, 2 de junio de 2017

VIVIENDA MEDIEVAL

2 1
Fig. 1 Dibujo de molinos de viento y de agua utilizados en la edad media. Fuente:Behling y Behling 1996.
Fig.2Molino de agua diseñado por Vitruvio,comúnmente utilizado desde tiempos del imperio romano. Fuente: Behling y Behling 1996
Aunque para algunos historiadores la Edad Media constituye una época oscura, rústica, antimecánica, estática e incluso irracional, es en esta etapa de la historia cuando se inventa un conjunto de artilugios mecánicos como la bomba de succión, el reloj, el telar horizontal, la noria, el molino de viento y el movido por las mareas (Fig. 1 y 2), así como otras innovaciones en la agricultura, la industria primaria y la construcción, que hicieron posible posteriormente la aplicación de una serie de mejoras en las condiciones de vida dentro del hogar. Además, con el surgimiento de la ciudad libre y el nacimiento de la burguesía, se dieron grandes pasos en la evolución de la vivienda. Los burgueses, a diferencia de los clérigos que vivían en monasterios y de la aristocracia que vivía en grandes castillos, vivían en casas.
La vivienda medieval española no se diferencia mucho de las del resto de Europa hasta la invasión de los árabes y beréberes en el año 711, quienes ocupan casi la totalidad de la península y trajeron consigo una nueva mentalidad y una nueva forma de vida las cuales se manifestaron en el aspecto físico de las ciudades y en especial, en el de las casas. En efecto, las ciudades fueron cambiando su configuración espacial; las residencias se amontonaron en un conjunto de calles angostas donde prácticamente no existían alineaciones rectas. La calle, en ese momento, se convirtió en un subproducto de la repartición del suelo dedicado especialmente a la casa. Ejemplos de esto los podemos hallar en Toledo, Sevilla, Málaga, Córdoba, y otras tantas ciudades y pueblos de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias